Olvídate de las aftas bucales

Seguro que en más de una ocasión has tenido molestias en la boca por causa de alguna llaga que aparece y que escuece durante varios días. Esta afección es más común de lo que pensamos y es lo que se conoce como . Éstas, aunque causan mucho dolor, suelen desaparecer sin dejar rastro

  1. ¿Qué son?
    Un afta bucal es una pequeña úlcera o llaga abierta que aparece en el tejido mucoso que recubre el interior de la boca. Afectan normalmente a individuos de entre 10 y 40 años, y las mujeres son por lo general más propensas a padecerlas que los hombres.
    Estas pequeñas heridas suelen localizarse en la parte interior de las mejillas, en la base de las encías, en el velo del paladar, en la lengua, y en la zona interior de los labios. Por lo
    general, las aftas bucales suelen ser recurrentes, es decir y es muy probable que ésta reaparezca cada cierto tiempo.

2. ¿Por qué se producen?

El simple hecho de morderse mientras se mastica la comida, o recibir un rasguño durante un tratamiento bucal pueden constituir un motivo para la aparición de un afta. También una bajada de defensas a consecuencia de un catarro o de una situación de estrés puede dar lugar a la aparición de la lesión. Además, prácticamente en la mitad de los casos el paciente tiene algún pariente de primer grado que presenta esta
misma afección. De hecho las personas cuyos progenitores padecen el problema, tienen un 90% de probabilidades de sufrirlo.

3. ¿Cómo puedo prevenirlas?

La manera más eficaz de prevenir la reaparición de las aftas bucales es tratar de llevar una alimentación equilibrada, evitar las situaciones que nos generen ansiedad o estrés, en la medida de lo posible, y cuidar nuestra higiene y salud bucal.

4. ¿Cómo se pueden curar?

Por lo general, las aftas bucales suelen desaparecer al cabo de unos días sin necesidad de aplicar ningún tratamiento. Los productos que se venden en farmacias, como , resultan efectivos para aliviar el dolor producido por la llaga. Además, después del cepillado, se pueden emplear colutorios que contengan agentes antisépticos, que actúan contra las bacterias presentes en la boca

Remedios caseros

LECHE DE COCO

  • Calienta medio vaso de agua e incorpórala a la licuadora junto con 100 gramos de coco rallado. Procesa todo un par de minutos y cuela. Por último, enjuágate la boca con esta leche dos veces al día hasta que las úlceras desaparezcan.

INFUSIÓN DE CALÉNDULA

  • Esta planta tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que actúan en la curación de las úlceras bucales. Coloca a hervir un vaso de agua y agrégale una cucharaditade flores de caléndula. Pasados un par de minutos, retira la infusión y déjala reposar. Cuando el líquido esté tibio, cuélalo y utilízalo para hacer gárgaras varias veces al día.

 

Articulos Relacionados

Comentarios cerrados.