¡Lavarte la cara una sola vez no es suficiente!

doble-limpieza Sí, como si no fuese suficiente con la tediosa tarea de lavarte la cara cada noche, resulta que ahora es fundamental hacerlo dos veces. Eso sí, no todos los pasos (hidratante incluida) sino sólo el del , gel o leche desmaquillante, aunque lo ideal no es que utilices dos veces el mismo producto. Y es que estamos bastante seguras de que la idea de irte a la cama con la suciedad, polución, y grasa que se acumula a lo largo del día en tus poros no te parece una buena idea.

La primera limpieza es tu arma para eliminar todo lo que se ha acumulado en la capa superficial de la piel durante el día. Lo ideal es utilizar un limpiador en aceite, porque estos atraen la grasa casi como un imán. Además, es muy respetuoso con la piel. Aplícatelo por toda la cara, y elimina con un algodón. Adiós a la grasa, maquillaje e impurezas de la superficie.

La segunda limpieza es para purificar los poros y dejarla lista para asimilar los cosméticos que utilices a continuación, como sérums o . Cuando todo lo que molestaba en la superficie ha desaparecido, es más fácil atacar en las zonas conflictivas. Para hacer esta limpieza que elimina la suciedad de los poros utiliza un tratamiento adecuado para tu tipo de piel (grasa, mixta o seca), y para problemas específicos, como el acné, rosácea o sensibilidad.

Cuando incorpores este segundo paso a tu rutina, tu piel estará más radiante cada día.

 

Articulos Relacionados

Comentarios cerrados.